loader image

Por: Dr. Alfonso Díaz | Médico Cirujano Universidad El Bosque

El Dolor, este síntoma es, en un gran porcentaje, el motivo de consulta en Medicina sin importar la especialidad. Esa sensación de disconfort o de malestar que genera que el paciente manifieste el deseo de que se le medique y finalmente sea aliviada su incomodidad.

En la medida del avance científico y gracias a los hallazgos en la naturaleza, se han descubierto múltiples principios activos que ayudan hoy en día al alivio del dolor.

Desde el descubrimiento de la Aspirina hasta hoy, día a día se realizan estudios científicos con el propósito de lograr un eficaz control del dolor en el ser humano.

Sin embargo, existe un tipo de dolor que ha hecho que los avances en analgesia se vean limitados. Éste es, el dolor crónico intratable.

Algesiología

Ahora bien, en el ámbito del tratamiento del dolor, el dolor crónico e intratable se ha convertido en un reto para la medicina actual, sobre todo en el área de la medicina encargada del tratamiento del dolor: La Algesiología o Medicina del dolor.

La mayoría de los pacientes relaciona el dolor como una situación incómoda secundaria a la enfermedad que padece y por tanto lo percibe como un signo de gravedad de su enfermedad. El paciente relaciona definitivamente el dolor intenso como un empeoramiento de su enfermedad.

No obstante, hay que tener en cuenta que al aparecer el dolor en el paciente generalmente posee un carácter protector que le envía al cerebro señales de que algo en el organismo no se encuentra bien y que por lo tanto hay que corregirlo; como, por ejemplo, al quemarse o pincharse un dedo ya que la sensación de dolor obliga a retirarse con rapidez para minimizar el daño.

Sin embargo, cuando el síntoma del dolor se cronifica, se pierde este factor protector y en vez de ser el resultado de una enfermedad, se convierte en una enfermedad en sí misma, provocando cambios a nivel del sistema nervioso del individuo y por consiguiente la percepción del dolor se ve alterada tanto en el sistema nervioso central como periférico. 

Tipos de dolor

Es así, como hoy en día los médicos afrontan un gran reto en el tratamiento del dolor “intratable” ya que el paciente interpreta este tipo de dolor como empeoramiento de su enfermedad produciendo un estado de ansiedad que hace mucho más difícil la prescripción del medicamento e impactando en el comportamiento de la persona que experimenta la sensación dolorosa.

En el enfoque del tratamiento del dolor crónico lo relevante es identificar la causa de éste con el propósito de modificar el origen y así lograr la estabilización de la patología que origina la sintomatología.

Con base en los diferentes tipos de dolor bien sea de tipo neuropático, somático, agudo, crónico, psicogénico, visceral, mixto o neoplásico, cada uno de estos tipos de dolor tiene una característica especial que obliga a que el tratamiento para cada uno sea diferente.

Ahora bien, si se cronifica el dolor se da una serie de combinaciones que modifican sus características y, por consiguiente, con el tiempo se puede convertir en “intratable”.

Cannabis como alternativa

Con el respaldo de múltiples estudios científicos y amparados en la legalidad y legitimidad, en los últimos años el uso del cannabis medicinal se abre paso como una excelente alternativa en el tratamiento y el control del dolor crónico principalmente en el tratamiento de la fibromialgia, la cual afecta múltiples zonas del cuerpo.

Como el último de los logros podría señalarse aquel que tuvo lugar el pasado mes de diciembre de 2020, cuando la Organización de las Naciones Unidas, ONU, excluyó al cannabis de la Lista IV de la convención Única de Estupefacientes de 1961, donde figuraba junto a opioides adictivos y letales como la heroína. Es por esta razón que el cannabis ya no es considerado como una droga peligrosa.

Open-Graph-artículo-cannabis

En Colombia

En términos de legalidad hay que hacer referencia a la ley 30 de 1986, en la que se adoptó el Estatuto Nacional de Estupefacientes, la cual en su tercer artículo determina que “La producción, fabricación, exportación, importación, distribución, comercio, uso y posesión de estupefacientes, lo mismo que el cultivo de las plantas de cuales estos se produzcan se limitará a los fines médicos y científicos”.

A finales del año 2015, se determinó la aprobación del cannabis para fines netamente medicinales por parte del presidente de ese entonces, Juan Manuel Santos, a través del decreto 2467, que en relación con el cultivo de plantas de cannabis, autorizaba la posesión de semillas para siembra de cannabis, el control de las áreas de cultivo, así como los procesos de producción y fabricación, exportación, importación y uso de estas y sus derivados, destinados a fines estrictamente médicos y científicos.

Legislación uso del cannabis

En el 2016, mediante la Ley 1787 se creó un marco regulatorio que permitió el acceso seguro e informado al uso médico y científico del cannabis y sus derivados en el territorio nacional colombiano.

Esta determina que es el Estado quien asumirá el control y la regulación de las actividades de cultivo, producción, fabricación, adquisición a cualquier título, importación, exportación, almacenamiento, transporte, comercialización, distribución, uso y posesión de las semillas de la planta de cannabis, de sus derivados y de los productos que lo contengan con fines medicinales y científicos.

Sin embargo, no fue sino hasta el 2017 que a través del decreto 613 el Gobierno Nacional finalizó el proceso de reglamentación para la fabricación, uso de semillas y cultivo de cannabis para fines medicinales y científicos y se designó al Ministerio de Salud y Protección Social como responsable de la expedición de licencias de fabricación de derivados de cannabis.

cannabis-medicial-memphis1

En la actualidad: El cannabis medicinal es una excelente alternativa para el tratamiento y el control del dolor.

Con un panorama legal más seguro y apoyados en el crecimiento del mercado que posiciona a Colombia como un país próspero en tema de producción del cannabis medicinal, se ha abierto la puerta para el crecimiento del mercado de centros especializados en diferentes tipos de tratamientos con esta planta como protagonista.

Así las cosas, y basados en los beneficios ya reconocidos que tiene el cannabis medicinal para controlar el dolor de múltiples enfermedades, se ha dado apertura en diferentes ciudades del país a sitios especializados en el tratamiento del dolor crónico y fibromialgia. 

Muchos centros en Colombia para el tratamiento del dolor brindan un acompañamiento integral a sus pacientes, quienes son guiados por expertos dentro de un espacio de aprendizaje de sus afecciones y cómo abordarlas.

Además de tratamientos efectivos e integrales desde la medicina tradicional, alternativa y con un acompañamiento emocional e integral para los pacientes. 

Finalmente, los centros especializados en dolor y fibromialgia, en Colombia, utilizan el cannabis medicinal con el propósito de mejorar la salud física y emocional de los pacientes.

Según la Asociación Colombiana de Dermatología el 91 % de los colombianos ha sufrido, en algún momento, enfermedades de la piel. Es por esta razón, que el cuidado de la piel se ha convertido en una parte fundamental para la salud.

Hasta el momento, múltiples estudios soportan el uso de los cannabinoides como un elemento netamente medicinal y se ha comprobado que, desde el punto de vista Dermocosmético, tiene grandes beneficios para la piel, ya que interactúa con el cuerpo para potenciar las células epidérmicas y mejorar su capacidad para ayudar a promover sus funciones normales como barrera protectora natural. Dentro de estas propiedades Dermocosméticas del Cannabis se pueden destacar:

  • Antioxidante
  • Dermoprotector
  • Acondicionador
  • Antiseborréico

_________________________________________________________________________

Bibliografía: Centro Especializado en Dolor y Fibromialgia

https://cedofi.com/como-ha-avanzado-el-uso-de-la-marihuana-medicinal-en-colombia/

https://www.facebook.com/santajulia2016/